Boca Abierta

"Cuando con la primavera se agitan nuevamente las energías vitales,vuelven a engendrarse todas las cosas" I Ching


3 Comments

Desde La Mamá Que He Aprendido A Ser

 

Les confiezo que me ha costado este aprendizaje.

Me ha costado dolores, miedos, frustraciones, equivocaciones, transformaciones, días y meses de búsqueda a preguntas para las cuales no he tenido respuesta en su momento.

Me he perdido infinidad de veces en la disyuntiva entre la razón y el corazón en este rol de Madre, queriendo resolver desde el entendimiento,  la lógica, o desde “mi verdad” asuntos de percepción, de observación o  sentimientos, entre mis hijas y yo, entonces he aprendido como sale mi corazón en mi auxilio, cuando de AMOR es de lo que se trata esta relación.

Es algo extraño lo que pasa con el tiempo y el crecimiento de mis hijas, es como si no pudiera acceder a sus procesos reales, es extraño… necesito respirar, tomar conciencia y  volver a mirar sus realidades y aceptar que han crecido, que volaron a otros lugares en busca de sus independecias, su formación, identidad y sus amores….y en medio de la nostalgía, trato de preguntarme: Cual es la mamá que ahora necesitan mis hijas?

No hay para mí, ningún otro aprendizaje que haya tocado con mas asiduidad mi alma, que este; quizás porque desde allí, he podido ver mi vulnerabilidad y también mi fortaleza, mi imperfección y la aceptación de ella,  he podido sentir como mis ganas y deseos se conjuran con sus limites y también he encontrado caminos diferentes a los pensados, deseados, esperados que abren mis compuertas y me auxilian en el desgarre, en la imposibilidad…  Todo vuelve finalmente a la calma y me recreo en el juego, en la charla, en la calida y amorosa conversación o en un beso…

Me gusta ser MAMÁ y  me siento inmensamente agradecida por serlo y por  este aprendizaje!!!

cv-1159099af

Por último, traigo el bello poema de Jail Gibran, sobre los hijos, como testigo a través de sus palabras, de mi vivencia como Madre. Ha sido para mí toda una reflexión y ayuda en esta relación.

 Vuestros hijos no son hijos vuestros.

Son los hijos y las hijas de la Vida, deseosa de sí misma. Vienen a través vuestro, pero no vienen de vosotros. Y, aunque están con vosotros, no os pertenecen.

Podéis darles vuestro amor, pero no vuestros pensamientos. Porque ellos tienen sus propios pensamientos.

Podéis albergar sus cuerpos, pero no sus almas. Porque sus almas habitan en la casa del mañana que vosotros no podéis visitar, ni siquiera en sueños.

Podéis esforzaros en ser como ellos, pero no busquéis el hacerlos como vosotros. Porque la vida no retrocede ni se entretiene con el ayer.

Vosotros sois el arco desde el que vuestros hijos, como flechas vivientes, son impulsados hacia delante. El Arquero ve el blanco en la senda del infinito y os doblega con Su poder para que Su flecha vaya veloz y lejana. Dejad, alegremente, que la mano del Arquero os doblegue. Porque, así como Él ama la flecha que vuela, así ama también el arco, que es estable.

 JAIL GIBRAN